Días de lluvia

Observo cada gota que ha caído sobre la ventana de mi habitación, me gustaría contarlas todas, cada una de ellas, pero me es imposible. Me paro en cada gota y recuerdo esos momentos que me traen los días de lluvia.

He de admitir que se trata de mis días favoritos, que adoro dormir mientras escucho esa bella sintonía producida por el choque de las gotas de lluvia en el tejado de mi casa, que adoro ponerme a pensar en mi niñez, esa época en la que esperaba impaciente la lluvia porque lo mejor venía después, poder saltar por los charcos de la ciudad. Siempre me ha gustado los días de lluvia, conllevan muchas cosas, de pequANGELeña esperaba ansiosa su llegada para poder poner un vaso vacío en la terraza durante una hora y competir entre hermanos a ver cual estaba más lleno, adoraba las noches de lectura que quedaban reflejadas en las gotas del cristal de la habitación, y reconozco que muchas veces me empanaba mirando las gotas y pensando en que era aquello que hacía que desafiaran a la gravedad y no se cayeran de la ventana al suelo. Que los días de lluvia era la mejor comentarista de carreras entre una gota y otra, y aunque al final no ganaba ninguna porque desvanecían en la ventana, el tiempo pasaba lentamente pudiendo disfrutar cada segundo de ese día lluvioso que tantos odian.

He de admitir que adoro los días de lluvia, que son mis favoritos, no por el momento en el que llueve, sino por todo lo que viene después.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s