Disfrutar

Y es verdad, puede que no tenga ni idea de cómo afrontar la vida, puede que ni siquiera sepa que hago aquí, pero simplemente me limito a disfrutarla. Alguien me dijo una vez que nunca fuera con prisa, que llegar tarde no es un delito y observar es de sabios.

Se trata de las pequeñas cosas, aquello en lo que nadie se fija, aquello que la gente no sabe disfrutar, como el primer día de verano en el que sientes el agua fría de la playa recorriendo cada centímetro de tus pies o como el último mordisco de la hamburguesa de Mcdonald´s que te permites cada mes. Como los días entre semana que caen en fiesta y puedes dormir hasta tarde. Como la risa de un niño o cuando encuentras a alguien que está igual de loco que tú. Como ese momento en que tu y tu amigo os ponéis a cantar la misma canción a la vez o cuando con una mirada lo sabes todo. Son los pequeños detalles; el primer rayo de sol del día que observas desde el autobús camino a la universimg_0362idad. Cuando coges el bus y el metro en hora punta, sin tener que esperar. Cuando te escuchan. Cuando en poco tiempo haces grandes amigos o cuando te encuentras con los de toda la vida. Cuando ves la nieve por primera vez. Cuando sueñas con los ojos abiertos. Cuando miras a cada persona que conoces -sin importar el tiempo que lleve en tu vida, ni las horas que hablas con ella- y te sientes la persona más afortunada del mundo.

No sabré como afrontar la vida, pero de lo que sí se, es de cómo hay que disfrutarla, porque llegar tarde no es un delito y observar es de sabios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s