Cita a ciegas.

No estaba de acuerdo con las citas a ciegas, por lo que pueda pasar, por que no sabía a qué clase de persona se encontraría al otro lado de la mesa. El hombre bala, se había dejado llevar por los consejos de sus amigos del circo, ellos habían hecho esto antes, y le dijeron que tenia que arriesgarse.

 

-Al fin y al cabo quien no arriesga no gana- pensó el hombre bala.

 

Y aceptó, una cita a ciegas, podía ser divertido, el pensamiento que inundó su cabeza le hizo sonreír, hasta tal punto que, sus amigos se dieron cuenta, y entonces, se sintieron orgullosos.  Llegó la hora, dejo su traje de hombre bala a un lado, y lo corazon.roto_cambió por un traje con corbata, por primera vez, al mirarse al espejo, se vio guapo, demasiado guapo. Cogió el coche, y fue al restaurante, a la mesa cinco se tenía que dirigir, en esa mesa, estaba su cita a ciegas.

 

Una vez allí, la localizó, se acercó a la mesa, y allí estaba ella, más guapa de lo que siempre la había visto, más mujer de lo que parecía cada día y más sonriente que de normal. Entonces, la cara le cambió, dejo de sonreír se marchó y se fue.

Y es que, el hombre bala no era del calibre que la mujer barbuda esperaba.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s