Manos sucias.

Se encontraban frente al cadáver, sus manos estaban ensangrentadas, se miraban temerosos, ella estaba a punto de llorar, él ya lo había hecho otras veces. Dejó caer el cuchillo con el que apuñaló a su hermano, y entonces, empezó a llorar, él la consoló, le dijo que no pasaría nada, que ahora esconderían el cuerpo y ya esta, él ya lo había hecho otras veces, él sabía lo que hacía.

Cogieron bolsas de basura, envolvieron el cuerpo, ella le cerró los ojos a su hermano, no podía soportar la mirada de aquel hombre que ya estaba muerto, el sentimiento de culpa aumentaba con cada paso que daba, con cada minuto que pasaba y con cada recuerdo que le atormentaba. Fueron al bosque, ataron al cuerpo varias piedras, para que así, una vez lo tiraran al pantano, no saliera al exterior.

Los dos se miraron seriamente.

 

  • Entonces, ¿nosotros que somos? – Preguntó ella
  • Asesinos – Asintió él
  • Me esperaba algo más romántico.
Anuncios

2 pensamientos en “Manos sucias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s