La canción.

Ya empieza, la piel se eriza poco a poco, la adrenalina va recorriendo cada porción de tu cuerpo, como si lo analizara, disfrutando del viaje. Te dejas llevar, lo sientes y entonces, sonríes. Los recuerdos no paran de brotar en tu cerebro, analizas cada letra, cada paso, sientes el ritmo y tu corazón late a tono.

Es difícil decir tantas cosas en tan poco tiempo, pero lo consigue, cada palabra penetra en ti, y se queda, dentro, tan dentro que nunca saldrán. Entre ellas constituyen recuerdos, recuerdos que te hacen sonreír, aunque algunos te entristecen, pero eso forma parte de lo que es la vida.

cerrar-los-ojos-al-escuchar-musica.jpgY entonces sucede, cierras los ojos, y te encuentras allí, el mismo lugar, las mismas personas y los mismos sentimientos, pero por desgracia, solo dura un minuto, de pronto te das cuenta que, la canción ya se acaba, tu piel deja de erizarse, la adrenalina baja, abres los ojos, y ves que todo sigue normal y, que esa canción, ha dejado de sonar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s